• 📍 63A Av. Nte y Av. Roosevelt, #3222.
  • ☎️ (503) 2269-0476
  • ⏰ Lun - Vie:  7:00 am - 6:00 pm  /  Sab: 8:00 am - 4:00 pm

Si quieres crear tu propia empresa pero no sabes por dónde empezar, no te preocupes. No estás sola. Muchas mujeres están descubriendo recientemente que el trabajo perfecto con el que siempre soñaron puede que no exista. Otras han realizado que es mucho más satisfactorio crear cosas que realmente les apasiona y que eso no siempre sucede detrás de un escritorio, para muchas sucede en la cocina. Tener tu propio restaurante o pastelería es posible y es más fácil de lo que crees, aquí te compartimos algunos tips para ayudarte a empezar:

1. Conviértete en el chef de tu futuro

Si tu situación actual no te hace feliz, tienes que empezar por admitir que eres la única que puede cambiarla. Tú eres el chef que elige los ingredientes de la receta de tu vida y de ti depende que sea el platillo perfecto o que te deje con un mal sabor.

2. Identifica tu pasión

Date permiso de explorar la cocina. ¿Qué es lo que más disfrutas? ¿Qué es lo que te motiva a levantarte por las mañanas? Para algunas será la pastelería o la panadería, para otras la confitería o chocolatería y algunas hasta la comida francesa. Entre más estilos pruebes, conocerás mejor tu estilo y encontrarás qué es lo que te hace verdaderamente feliz. ¿Cómo sabrás si ese negocio es el correcto? Hay 3 maneras de abordar un emprendimiento:

  • Hacer lo que sabes hacer: si eres experta en pasteles, hornea. Si eres un genio de las pastas, cocina. Piensa en lo que más te gusta y crea un producto o un servicio a partir de eso.
  • Hacer lo que hacen otros: aprende de otras empresas que admiras, modela lo positivo y corrige las áreas de mejora que hayas detectado.
  • Resolver un problema: ¿Hay algún vacío en el mercado, algo que las personas necesiten y que no logran encontrar? ¿Hay algo que esté funcionando en otros países que quisieras introducir al mercado? Tendrás que convertirte en un experto en el tema y nutrirte de información antes de hacer una gran inversión.

3. Crea la receta de tu negocio

La pasión no es lo único necesario para crear una empresa propia, necesitas planificar para triunfar. Un plan de negocios te ayudará a clarificar tus ideas, a enfocarlas y a fortalecer tu auto-confianza. No necesita ser un documento extenso, simplemente necesitas poner tus ideas en el papel. Mientras escribes tus objetivos, tus estrategias y acciones puntuales estarás dando el primer paso para emprender.

Estas son algunas preguntas que te pueden servir para nutrir tu plan de negocios:

  • ¿Qué tipo de negocio de comida estoy construyendo?
  • ¿A quién le voy a servir?
  • ¿Cuál es la promesa que le estoy haciendo a mis clientes y a mí misma?
  • ¿Cuáles son mis objetivos principales?
  • ¿Cuál es mi propuesta de valor, algo que nadie más puede ofrecer?

4. Analiza tus finanzas

Una vez te conviertes en emprendedora tu vida personal y tu vida laboral estarán conectadas. Puede que seas tu primera y única inversora, por lo que es muy importante que entiendas tus finanzas personales y tomes control sobre ellas como primer paso antes de poder buscar inversión externa. Hoy en día hay un sinfín de aplicaciones móviles que nos permiten llevar un orden con nuestras finanzas, deja que la tecnología trabaje a tu favor. Si comienzas trabajando desde la cocina de tu casa podrás ahorrar para levantar tu propio centro de producción en el futuro, con el tiempo verás que vale la pena comenzar en pequeño con tal de comenzar de una vez por todas.

5. Rodéate de gente apasionada

Emprender es un gran compromiso contigo misma, necesitas mantener la pasión viva y eso será mucho más fácil si te rodeas de otros que sienten esa misma pasión por lo que ellos hacen. Un sistema de soporte, asesores, socios, aliados, proveedores y clientes que creen en tu negocio tanto como tú y a quienes les apasiona lo que hacen en su día a día. Hazte aliada de aquellos que realmente quieran ayudarte a convertir tu pasión en profesión.

6. Diseña tu identidad

La cobertura perfecta de la empresa que estás horneando será su marca. Una marca es como el turrón, si no es atractivo el pastel no será apetecible aunque lo que venga por dentro sea exquisito. Invierte en el diseño de tu identidad, algo que va más allá del logotipo de tu empresa y que está relacionado con tu razón de ser. Los colores que te representan, las texturas y las formas son tan importantes como tus mensajes clave.

Una vez hayas creado tu marca, ve y cuéntaselo al mundo. Utiliza herramientas de alta eficiencia y bajo costo como Facebook, Instagram o Pinterest para dar a conocer tus productos y tus ideales por igual. Puede que no seas la más tecnológica, pero es necesario que conozcas los beneficios de una buena estrategia digital. También puedes optar por medios alternativos como los eventos, las alianzas y las ferias para darte a conocer. Lo importante es decir algo y tener una voz contundente que lo respalde.

Si sigues estos pasos habrás comenzado a marinar tu propia empresa. Es importante saber que hay muchas personas dispuestas a ayudarte una vez tengas claro qué es lo que quieres hacer. Convertirte en tu propia jefa es posible, ser chef es posible, solo necesitas tomar la decisión y agregar un poco de levadura